Paola Mosquera, una campeona del agua que salva vidas en tiempo de Covid-19

Para Paola Andrea Mosquera López no hay emoción más grande que la que le produce sumergirse en el agua, nadando logra esa tranquilidad y paz que tanto ha buscado en su vida, una pasión que la ha llevado a ser la mejor de Colombia.

Para esta bogotana que viste desde hace más de 4 años la camiseta Valle Oro Puro, el deporte se convirtió en el motor ideal para salir adelante con sus proyectos y es que, a pesar de haber sufrido un accidente a los 8 años de edad, el cual le produjo la amputación de su pierna izquierda, su corazón valiente le permitió pintar de esperanza su camino, primero enamorándose del deporte y después apasionándose por el sector de la salud.

Paola es velocista en la selección Valle de para-natación, especialista en la clasificación S9 de los 50, 100 y 400 metros libres, reciente campeona y recordista en los Juegos Paranacionales Bolívar 2019. Una disciplina a la que llegó un día por curiosidad a sus 18 años, pero que le permitió romper barreras y miedos, dándose cuenta que su discapacidad física no era más que una oportunidad de crecer y vencer esos limites mentales.

Pero Paola no solo se pone la camiseta rojiblanca del Valle para sus entrenos o su traje enterizo de competencia con el cual se baña de triunfos, desde hace 6 años también porta con profesionalismo su bata de doctora, un uniforme con el que se encarga de salvar vidas.

Paola Andrea es médico general y desde hace un tiempo trabaja en el área de urgencias de la Subred Integrada de Servicios de Salud Sur en Bogotá, además que adelanta una maestría en salud pública. Esta atleta Valle Oro Puro se apasionó desde muy joven por el tema de la salud, especialmente por esa empatía con la gente y su don de servicio. Atrás quedaron esas obligadas visitas a los centros médicos en donde ella era la paciente, ahora su faceta es profesional y eso le genera una gran satisfacción.

En estos tiempos de contingencia nacional ante la emergencia por Covid 19 sus rutinas han cambiado, sus entrenos son virtuales con su técnico Fabián Calle y su preparador físico, su sala se convirtió en gimnasio y la piscina no está a la vista por estos días.

Pero en su otra faceta también hay cambios, la pandemia ha creado nuevos protocolos de seguridad en su trabajo, el ambiente es un poco más pesado, las jornadas son desgastantes, pero el amor a su profesión es aún más grande y es lo que la mantiene firme, como una de las heroínas en Colombia que llevan bata blanca.

Paola por estos días seguirá con su familia radicada en la capital del país no solo cuidando de los suyos, entregada a su trabajo, sino adelantando sus estudios que por estos días de aislamiento son clases a distancia. Pronto espera regresar al agua, ese lugar que ella misma describe como mágico: “En la natación soy yo y unos cuantos litros de agua, estar allí es un mundo aparte, porque cuando yo nado aclaro todas mis ideas”.

Además, esta campeona de la vida envía un mensaje de esperanza a todos los vallecaucanos y colombianos: “Por estos días quiero reiterarles a todos la importancia de cuidarse, que permanezcan en sus hogares, que se cuiden, que sean solidarios y empáticos… nos las estamos jugando por millones vida y todos debemos aportar un granito de arena para salir juntos de esta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas