Natalia Giraldo, la profesional de la nutrición deportiva que sigue rodando tras sus sueños

Natalia Giraldo, la profesional de la nutrición deportiva que sigue rodando tras sus sueños

La nutrición ha pasado a ser parte importante del estilo de vida de millones de personas, convirtiéndose en una dimensión más de su identidad. En el deporte de altos logros cumple un papel primordial, ya que un atleta debe lleva una alimentación que le provea de los nutrientes necesarios para contar con la energía suficiente, para mejorar su condición física y su rendimiento, así como para reponer las energías que deja en el entrenamiento y en la práctica deportiva.

Este fundamento fue esencial para que el Centro de Medicina Deportiva de Indervalle se fortaleciera en tener profesionales que hicieran el acompañamiento necesario a los procesos deportivos del “Valle Oro Puro”.

Natalia Giraldo es una caleña de 23 años, quien, a pesar de su corta edad, tiene toda la experiencia en esta área, pero también en los campos deportivos. Durante 12 años de su vida Natalia rodó por la vida con sus patines, practicando patinaje de carreras, en donde presentó una lesión que la alejó de este deporte, pero no de los escenarios deportivos.

Su camino sobre ruedas seguiría presente, esta vez el ciclismo la acogió para sus entrenos durante su etapa de adolescencia, la misma en la que empezó a pensar qué estudiaría y qué seria su vida fuera de los escenarios deportivos.

Primero pensó que ser química farmaceuta era la mejor opción, pero la disponibilidad de tiempo con la carga académica la alejarían por completo del deporte. Así que dio vía libre a la segunda opción, que era una carrera que no la desvinculara del deporte y tomó la decisión de estudiar Nutrición.

La Escuela Nacional del Deporte era su nueva casa, y allí encontró una pasión diferente para alimentar ese espíritu soñador. Siendo muy destacada en sus clases y dándole prioridad al estudio empezó sus practicas con Indervalle, una gran oportunidad que supo aprovechar de principio a fin.

Posterior a ello, Natalia tiene la gran oportunidad de vincularse con la entidad y al  completo equipo del Centro de Medicina Deportiva. Una experiencia totalmente especial, pues era también representar esos colores rojiblancos, pero ahora no como atleta sino como toda una profesional de la nutrición deportiva.

En el equipo biomédico se encontró con una colega, amiga y que ahora sería su compañera de trabajo; Angélica Suarez, también ex-atleta del departamento con quien hacen un equipo maravilloso. No en la pista o en el óvalo como lo hacia Natalia, o en las piscinas como lo logró realizar Angélica. En esta ocasión las une la gran responsabilidad de que el deportista sepa escoger qué alimentos son más convenientes para su salud, y que éstos influyan de manera positiva en su rendimiento físico.

Natalia agradece esta gran oportunidad de mostrar su talento a Indervalle, instituto que en cabeza del gerente Carlos Felipe López López, y con el apoyo total de la mandataria de los vallecaucanos, Dilian Francisca Toro Torres; continua con sus últimos ajustes de preparación rumbo a la reconquista del primer lugar en los Juegos Deportivos Nacionales.

 

Share