“Majo” y “Mafe”, una pareja de hermanas unidas por idénticas pasiones deportivas

María José Rivas porta con orgullo un número 10 en su espalda, mientras baja el balón en el pecho no para de gritar en la cancha, levantando su mirada y buscando un arco rival para disparar con fuerza al área chica.

A su lado, casi como una sombra, se ve con el número 11 en su camiseta, a María Fernanda Rivas, quien con más pausa y tranquilidad espera marcar de cerca a su contrincante, dando un poco más de salida a su equipo desde la parte de atrás.

María José y María Fernanda, tienen algo más en particular que llevar el nombre María y seguir la pasión del fútbol sala en sus venas. Ellas son hermanas gemelas que a sus 16 años juegan juntas en la selección Tuluá de esta disciplina deportiva que participó de los Juegos Departamentales Buenaventura 2019.

Apasionadas por el deporte desde los 6 años de edad se inclinaron por la sana competencia, empezaron con el tema del porrismo, posteriormente practicaron baloncesto, hasta que a los 11 años encontraron en el fútbol y en el futsala, un amor especial por el balompié.

Desde pequeñas han estado destinadas a estar juntas y esta no ha sido la excepción, vistiendo con orgullo la camiseta de su municipio natal, llegaron a disputar la final de las justas departamentales en el fútbol sala femenino, la cual perdieron ante el seleccionado de Cali.

En sus inicios “Mafe” y “Majo” como son conocidas en el deporte, pertenecieron al Club Porvenir de Tuluá, después llegó esa gran oportunidad de ser selección Tuluá, algo que han asumido con responsabilidad, pero sobre todo con madurez.

Ellas son de las más competitivas del equipo, en los partidos sobresalen por su temperamento, se hablan en el terreno de juego, pero también se regañan, se gritan, se exigen. Algo que queda en la cancha, porque ese vinculo que las une jamás se rompe, pero tienen claro que en la competencia no hay espacios para “mimos”.

En esta versión de los Juegos Departamentales les queda el sinsabor de no haber logrado la medalla de oro, pero confían con una convicción especial, en que llegarán más oportunidades para seguir luciendo ese talento, marcando goles y levantando títulos para su municipio y para el departamento.

María Fernanda aparte de lo deportivo sueña con poder ser una gran veterinaria, por su parte María José se inclina por la medicina, algo que también espera estudiar con el apoyo de sus padres.

Mientras tanto, las gemelas Rivas seguirán su camino de triunfos en el deporte, donde han visto a tantos como ellas destacarse a nivel internacional, como los hermanos Bob y Mike Bryan que han batidos todos los récords en el tenis de dobles, o las mismas Serena y Venus Williams, hermanas y hasta rivales en el deporte blanco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.