“La fisioterapia es una pasión para dar movimiento al cuerpo, pero yo lo fundamento con mi corazón” Erika Aguirre

“La fisioterapia es una pasión para dar movimiento al cuerpo, pero yo lo fundamento con mi corazón” Erika Aguirre

Convertirse en parte del equipo biomédico departamental más completo de Colombia ha sido para Erika Aguirre Camelo, la recompensa de años de estudio, entrega y dedicación a una profesión. Esta fisioterapeuta quien es una de las cuotas ganadoras del Valle Oro puro, sirviendo a los atletas desde el Centro de Medicina Deportiva de Indervalle, se encuentra hoy día envuelta en un mundo donde mezcla su vocación y logra poner en práctica ese emprendimiento que la caracteriza.

En sus inicios como profesional, Erika se desempeñó como asistente en el área de traumatología y ortopedia del Seguro Social durante diez años, donde se enamoró de la fisioterapia.  Motivada por su pequeña hija Violeta, y contando con el apoyo de su mamá Alicia Camelo, decidió estudiar en la Fundación Universitaria María Cano, en donde se convirtió en la alumna más aventajada del salón.

Aunque de a poco sentía que sus sueños iban tomando forma, Erika notaba que le restaba tiempo de calidad a sus dos amores de la vida, su madre y su hija, algo que utilizó a su favor sacando ese espíritu arrollador y sabiendo llevar una situación adversa, al límite más positivo.

“Fue un proceso complicado, porque las carreras de salud se hacen de día y es muy exigente combinar todas responsabilidades, teniendo aun mi hija tan pequeña” recuerda ella con gran emoción, esta etapa exitosa en la que logró graduarse y encontró como siempre a su lado, a doña Alicia y a la pequeña Violeta, quienes unidas en un abrazo celebraron una alegría más en el camino.

Con esos valores heredados por su mamá sigue brindándole su apoyo absoluto a Violeta, quién hoy a sus 22 años de edad está culminando sus estudios de comunicación social, alternando la universidad con trabajo en sus horas libres. Su hija es el reflejo de aquello que alguna vez fue ella, una mujer que depositó cada minuto a esforzarse por aquello que amaba y la apasionaba.

Hoy entre consultas, intervenciones, campeonatos y un excelente ambiente laboral, ve crecer deportivamente a sus nuevos “hijos”, atletas que evidencian la magia y ternura de sus manos, del esmero que pone en cada sesión, y de la mujer que regala un poco de su luz en el trabajo diario, porque el resto lo lleva a casa para seguir iluminando el camino de su familia.

“La fisioterapia es una pasión para dar movimiento al cuerpo, pero yo lo fundamento con mi corazón, hoy estoy muy feliz de ser parte de este equipo ganador del Valle Oro puro” manifiesta esta profesional del área de competición de Indervalle.

Share