James Castañeda hizo historia con el hapkido vallecaucano en Bolívar 2019

James David Castañeda debutó junto a su equipo, y se coronó campeón de hapkido en la categoría de los 60 kilogramos, en estos Juegos Nacionales Bolívar 2019, en un deporte que se disputó en el Coliseo de Combate de Cartagena. 

 

James empezó en la práctica de este arte marcial, cuando tenía 10 años, un día que un profesor fue a dar a conocer este deporte al ‘Instituto Colombiano de Bienestar Familiar’, en donde James pasó parte de su vida. 

 

A este tulueño, la vida le adelantó su etapa de madurez. Y es que, a tan corta edad ya era consciente de los problemas y necesidades que había en su hogar. Fue entonces cuando James, pensó que la mejor manera de aportar en su casa era disminuyendo los gastos a su padre; por esta razón decidió internarse en el ‘Instituto de Bienestar Familiar’, en donde recibía alimentación, educación y un lugar donde dormir. 

 

“Fue una experiencia bastante difícil, ya que me tocaba convivir con todo tipo de personas, entre ellas buenas y malas” cuenta James. 

 

A sus 15 años decidió salir del instituto y buscar un nuevo rumbo para su vida. Se trasladó al municipio de Yumbo, donde actualmente vive y sobrevive con lo que gana de su trabajo como constructor. 

 

De igual forma, hace parte del programa Deportista Apoyado de Indervalle, donde recibe un incentivo, mes a mes, por ser medallista de oro. 

 

Cuando se inició en el hapkido, comentarios iban y venía de que no era apto para la práctica de esta arte marcial. Sin embrago, James, era un apasionado por su deporte, siguió entrenando con más fuerza y ahora ve los resultados de largos años de esfuerzo. 

 

“Recuerdo que mi primer combate lo perdí, quedé como de octavo, ese día me dieron muy duro, a mi entrenador le tocó parar el combate” recuerda James entre risas.

 

Más adelante empezaron a llegar las preseas doradas en su carrera deportiva, las primeras 3 fueron en un campeonato que hubo en el municipio de Buga; ahí se demostró y a los demás que si podía. 

 

Actualmente, James tiene 24 años, tiene una hija de 14 meses, quien es su gran tesoro y por ella lucha día a día para dar lo mejor y ser un gran padre y ejemplo para ella. 

 

James continuará entrenando con aún más ganas y pasión en el hapkido, quiere ser reconocido por su talento deportivo y ser un gran ejemplo para la sociedad y sobre todo para su hija Gabriela. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.