Jaiber Manjarrés, el responsable de levantar kilos y sueños en el Valle

Jaiber Manjarrés, el responsable de levantar kilos y sueños en el Valle

El mejor entrenador de pesas de América es colombiano, ha vestido innumerables veces el uniforme tricolor y ha llevado a la gloria con sus títulos a varios deportistas de su región. La semana pasada y con la venia de los conocedores en la materia, Jaiber Manjarrés fue escogido por la Federación Internacional de Pesas, como el mejor de América.

Manjarrés es un entrenador caleño que no necesita presentación. Ha entregado toda su vida al levantamiento de pesas en el Valle del Cauca. Es un hombre que con sus años de experiencia ha conseguido revolucionar este deporte, brindando exquisitos triunfos a Colombia y al mundo entero con cada uno de sus pupilos.

Jaiber tuvo su primer acercamiento a la halterofilia en el Colegio Bautista en el año de 1965 de la mano de Justiniano Cruz, un pesista vallecaucano de esa época quien lo vio y enseguida le hizo la invitación a practicar. Así llegó a formar parte de la Selección Valle bajo la dirección técnica de una gloria deportiva de la región: Ney López.

Su formación fue con los mejores, siempre rodeado de campeones, hoy en medio de sus fieles alumnos hace un viaje con esos recuerdos de aquella época, evocando la grandeza y el nivel del sistema de entrenamiento que utilizaban para ese entonces.

Para la concentración de los Juegos Panamericanos del 71 acá en Cali, yo era un pesista muy malo, pero cuando uno tiene sus padrinos en el caso mío que era Ney, pues entrenaba por los laditos con la selección nacional, participaba de todas las concentraciones y actividades” recuerda Jaiber, quien nunca de observar y aprender de los que más cancha tenían.

Sin duda, cada pasaje de su vida como atleta lo hacía pensar en nuevos rumbos, fue adquiriendo experiencia y madurez, de esa forma llegó la gran oportunidad, ese trampolín que hoy lo tiene situado como el referente nacional.  Efrén Rentería ex director del Centro Deportivo de Univalle le hace el ofrecimiento de dirigir la selección de pesas de la Universidad, y allí da sus primeros pasos como entrenador, obteniendo éxitos con múltiples títulos en las diferentes categorías.

Manjarrés, Biólogo también de profesión, se destacó siempre por su gran capacidad mental e intelectual, aplicando no solo la fuerza para levantar kilos y más kilos, sino usando herramientas académicas para hacer análisis, que poco a poco le dieron la respuesta del porqué la biología es un factor importante en todo proceso deportivo. “La combinación de lo que estudiaba con la práctica del deporte y su entrenamiento es sencilla, porque es una cuestión biológica, una cuestión de vida, de funcionamiento de los organismos”.

Es así como el técnico pudo descifrar el sistema de entrenamiento que años atrás había recibido en el curso de teoría, comprendiendo que no estaban tan mal y retrasados en materia deportiva con la antigua Unión Soviética, como se los hicieron ver en ese tiempo. Más adelante llegaron los conflictos con el sistema de entrenamiento búlgaro donde quiso demostrar con pruebas que el sistema no era suficiente y propiciaba una desaparición repentina de atletas si eran sometidos de lleno en él. Al final el tiempo le dio la razón, después de que muchos pesistas fueran intervenidos quirúrgicamente y se precipitara la desaparición del deporte en Colombia.

Mientras esperaba ser escuchado por los organismos centrales del deporte en el país se preocupó por hacer escuelas de pesistas, semilleros que iban naciendo en cada edición de los Juegos Departamentales del Valle del Cauca, de forma rápida teniendo un eco en el deporte colombiano con logros a nivel mundial y olímpico. Ha sido el guía, el forjador de las dos medallas doradas de este deporte en unos Juegos Olímpicos para nuestro país, primero con María Isabel Urrutia en Sidney 2000, y el año pasado en Rio de Janeiro con Oscar Albeiro Figueroa, después de conocerlo en 1996 cuando el hoy campeón olímpico llegó a Cartago desplazado de Zaragoza-Antioquia.

Aunque otros tantos títulos mundiales han llevado el sello de entrenadores internacionales o de otras regiones, nunca se ha perdido la magia que Jaiber ha puesto en la preparación de sus pesistas, una magia que valida actualmente y a diario, cuando llega al Coliseo ubicado en la Unidad Deportiva Jaime Aparicio, y con su disciplina sigue regalando sus mejores conocimientos al gran futuro colombiano que sigue concentrándose en el Valle, todos con la visión de nuevas medallas olímpicas ahora en Tokio 2020.

De esta forma los trabajos de Jaiber marcan cada año los resultados nacionales y mundiales, los atletas hablan de su grandeza en materia deportiva, lo que lo tiene como una insignia del Valle Oro Puro, un pulidor de talentos, un revolucionario de las pesas en Colombia.

Fotografía tomada de All Things Gym

Share