Humberto Bolaños, el querido “sombra” que embellece las instalaciones de Indervalle

Humberto Bolaños Lucumí es un hombre enérgico, humilde, que se caracteriza por ser una persona de gran vitalidad, trabajador, responsable y leal; dentro de sus ocupaciones en el Instituto del Deporte, la Educación Física y la Recreación del Valle del Cauca – Indervalle, está el cuidar y embellecer a diario sus instalaciones.

Humberto mejor conocido como “sombra”, nació en Santander de Quilichao en el año de 1958 en el seno de una numerosa familia, en el año 1971 llegó a la ciudad de Cali, lleno de esperanza y sueños por cumplir, época en el que la capital de la salsa, mostró su civismo y el amor por el deporte ante Colombia y el mundo con la realización de los Juegos Panamericanos.

Ya instalado en la ciudad de Cali, se dedicó a trabajar en la mecánica automotriz, para ayudar en los gastos de su casa.

Gracias a su compromiso y amor al trabajo, en el año de 2016 tuvo la oportunidad de ingresar a trabajar a Indervalle, en el área de mantenimiento, donde se ha destacado por su humildad, lealtad y carisma: “Me gusta desempeñar mi trabajo bien y ser un buen ejemplo para la familia” resalta.

Humberto vive en unión libre con Miriam Galindo, aproximadamente llevan juntos 40 años, en una relación basada en la tranquilidad, la comprensión, el respeto y sobre todo un profundo amor.

A “Sombrita” como cariñosamente lo llaman en el trabajo, le apasiona el compañerismo que se vive en Indervalle, con todos se la lleva bien: “Me encanta y vivo sabroso aquí, espero seguir adelante y seguir marchando, poniendo mi granito de arena, en los que más se pueda para seguir siendo un Valle Oro Puro” afirma Humberto quien trabaja día a día con el objetivo de dejarle a sus hijos su educación y formación.

En los años que lleva en Indervalle “Sombra”, se siente muy agradecido y orgulloso de trabajar en el ente deportivo más importante del Valle del Cauca, porque aquí se forja la disciplina, compromiso, y lucha de los jóvenes. Además, le encanta disfrutar la tranquilidad que tiene a la hora de realizar su trabajo, la confianza, el respeto que le tienen todos sus compañeros tanto de oficinas como jefes y compañeros de labores: “Vivo muy agradecido de trabajar aquí, Indervalle me ha dado mucha tranquilidad y fortaleza para salir adelante”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas