Erika Sánchez, una boyacense envuelta por el deporte y la música del Valle del Cauca

Erika Sánchez, una boyacense envuelta por el deporte y la música del Valle del Cauca

 “Como un sueño cumplido” así describe la psicóloga Erika Sánchez su llegada a Cali. Y es que esta boyacense vive hace meses a ritmo de buena salsa, construyendo también esa meta dorada del “Valle Oro Puro”.

 Para Erika su profesión más que una entrega al servicio social es un estilo de vida, llegó a conocer y a trabajar por el deporte vallecaucano en el Centro de Medicina Deportiva de Indervalle, y hoy en día es una enamorada más del proceso, de su gente, su cultura y sobre todo del sentido de pertenencia.

Erika, siendo la mayor de tres hermanos, desde temprano tuvo claro cuál camino quería seguir en el tema profesional, fue así como inició sus estudios de psicología, en la Universidad UPTC (Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia), un lugar donde siempre sobresalió por su don de gente y emprendimiento en cada uno de los proyectos que adelantaba.

En medio de las rutinas de las clases, los trabajos y las lecturas, Erika sacaba tiempo para dejarse envolver en ritmos musicales, pues llevaba “guaguancó” en su cuerpo. La salsa era lo suyo, y como dicen “en su salsa” conoció a Juan Carlos Montoya en la universidad, otro de los profesionales del Centro Biomédico de Indervalle.

Junto a este tulueño los unió no solo una gran amistad sino la inclinación por este ritmo musical, y porque en la pista dominaban a la perfección cada nota.

Al terminar sus estudios, Erika ejerce sus funciones en algunas clínicas y fundaciones, donde con el pasar de los años, quiso buscar una nueva motivación en su carrera, y fue allí donde se encontró con el campo deportivo. Realizó entonces una especialización en deporte en la Universidad del Bosque, una decisión acertada que la llevaría a vivir experiencias de lucha, fortaleza y resiliencia que llevan consigo los atletas en cada una de sus disciplinas deportivas.

Más adelante se postula para trabajar en el Valle del Cauca, luego mientras tomaba una incapacidad clínica, recibe una llamada inesperada de su amigo Juan Carlos Montoya, donde le daba las felicitaciones por haber sido aceptada en Indervalle; un día que aún recuerda con emoción pues fue la llegada al equipo ganador del Valle Oro puro, aquel que vislubra y trabaja a diario por la victoria de los Juegos Nacionales y Paranacionales Bolívar 2019.

Desde ese momento vive plena en su labor, al lado de sus deportistas y de ver como su talento profesional teje un aporte humano en cada uno de los logros deportivos de manera significativa para ellos y su nueva familia en el Valle del Cauca.

Share