En la para natación del Valle Oro Puro, una mente cargada de recuerdos se mueve por amor al deporte

En muchas oportunidades por cuestiones de estrés, malos momentos y situaciones fuertes, el ser humano decide recordar o no, aquellas cosas que le den sentido especial a su vida.

Pero vivir cada día sin el recuerdo del día anterior, como la película que protagonizaron los actores Adam Sandler y Drew Barrymore: “Como si fuera la primera vez”, es una situación por la que pocos desean pasar.

Esto mismo le sucede a Santiago Ramírez, deportista Valle Oro Puro quien es múltiple campeón nacional de para-natación, medallista de Juegos Paranacionales, y plusmarquista en la categoría S14, donde se ha consagrado como una promesa de esta disciplina deportiva en Colombia.

Santiago nació con autismo y retraso mental, dos diagnósticos que su madre Nubia Lugo, notó desde sus 2 primeros años de edad, cuando no hablaba y tenía complicaciones para concentrarse en algunas actividades.

A su corta edad, Santiago fue acercado al deporte, al ser llevado a practicar a la Liga de Gimnasia, pero cumplidos los 7 años de edad, su diagnóstico clínico no era alentador. En el colegio no lograba concentrarse, tenía poca relación con sus compañeros y apareció la hiperactividad.

Al ver esta situación Nubia su madre, empezó de manera “personalizada” a darle clases con las cuales su hijo empezó a hablar de forma más fluida, pronunció por primera vez la palabra “mamá” y logró fortalecer de manera positiva sus habilidades para el arte y el deporte.

Como terapia, Santiago empezó a realizar muchos deportes como natación, atletismo, fútbol, baloncesto y voleibol, actividades donde se sentía realmente a gusto.

En su etapa de colegio Santiago como uno de los estudiantes más aventajados   en educación física, logra formar parte del equipo de natación y atletismo del Colegio Industrial Don Bosco, institución que lo tuvo en cuenta en sus actividades deportivas hasta que finalizó sus estudios de secundaria.

Terminado sus estudios y dedicado a sus entrenamientos de natación en el Club Compensar en Bogotá, Santiago empieza a entrar en la etapa de adolescencia, en la que afronta una depresión juvenil, producto de la ausencia de su padre. Esta situación empeora su condición mental, llevándolo a perder su memoria fotográfica. Ahora el deportista “Valle Oro Puro” se enfrentaba a la ausencia momentánea de sus recuerdos.

Sin tener recuerdos permanentes e ideas que lo motivaran era aún más difícil llevar una vida clínicamente favorable, pero fue el amor y las ganas de hacer deporte las que hicieron que de manera mecánica aprendiera a reconocer cada cosa que hacía durante el día, pero olvidando sus amigos, compañeros o personas cercanas.

Una situación compleja que lo llevó a desarrollar aún más el sentido del tacto, el olfato y el oido, para poder diferenciar quien es quien, ya que visualmente no puede hacer un reconocimiento fácilmente.

Debido a su gran potencial en el agua, Santiago es descubierto y traído al Valle del Cauca por el técnico Fabián Calle, profesional en para-natación quien se la jugó toda por hacer que este joven talento no parara de hacer lo que tanto le apasionaba.

El profesor Calle realizó mediante espacios una adaptación pedagógica, que hace que Santiago pueda mecanizar y entender rápidamente: “A pesar de su discapacidad, de su tema de memoria, guarda unos conceptos de responsabilidad y compromisos muy altos.” dice su entrenador, el cual realiza con él grabaciones de notas de voz y videos, manteniendo una agenda de todo lo que se hace; técnica que le permite llevar el proceso mientras está entrenando.  Durante la competencia su entrenador utiliza la técnica de la marcación, técnica donde se le marca una parte del cuerpo que le permita recordar la prueba en la que va a competir y la importancia del evento.

El psicólogo Rubén Rubiano del Centro de Medicina Deportiva de Indervalle, explica que la condición de Santiago también permite que se encuentre en un estado óptimo, debido a que no lleva consigo en su mente, episodios que le generen alteraciones como emociones fuertes, estrés, miedo o angustia; factores que pueden reflejarse en inseguridades a la hora de enfrentar un entreno o una competencia, situación que se evidencia mucho en un atleta que no padezca esta condición.

De esta manera Santiago Ramírez logra sacar provecho de su “limitación” en un deporte en el que se siente tranquilo, al agua llega con una paz mental que le permite llevar a cabo su rutina y salir de la piscina por sus medallas, esas que guarda como el tesoro más preciado.

En sus tiempos libres se dedica a escuchar música, dibujar, y a diseñar algunas prendas, porque es amante a la textura de la tela. De esta manera es como Santiago Ramírez se prepara para llegar en óptimas condiciones a los  Juegos Paranacionales Bolívar 2019, donde aspira a conquistar el preciado oro en estas máximas justas deportivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas