Daniela Gallego, una campeona nacional que mezcla sus días entre técnicas de karate y operaciones de vuelo

Tras el título de la disciplina de karate do del Valle del Cauca, hay caras que relucen no solo por su talento, sino por la energía, por la nobleza y la alegría que siempre reflejan; una de ellas es la de la deportista caleña Daniela Gallego, quien fue una de las dobles medallistas doradas de lo corrido de estos Juegos Nacionales 2019 en Cartagena.

Daniela enfoca cuerpo, alma y corazón en el karate, y su amor a esta disciplina deportiva es evidente. Muchos dirían que es un “pariente más” con el cual han convivido desde que aun ni había nacido. Su mamá fue una gran karateca que le entregó glorias y victorias al Valle y a Colombia; Etelvina Mora, quien se convirtió en ese motor e impulso para acercarla al deporte y en especial a este que une la fuerza física y mental, con unas técnicas de combate de alto nivel.

Desde hace 8 años que se envolvió en el karate do, ha logrado figurar en múltiples eventos nacionales e internacionales, y esperaba con ansias estas justas nacionales, pues la preparación de los últimos años la perfilaban como una de las más fuertes en su categoría de los 50 kilogramos.

Antes de salir al tatami, Daniela junta sus manos cargadas de esperanza, y eleva una oración a Dios, a quien siempre entrega sus combates como su principal guía, cierra sus ojos y ya en acción no hay quien la pare. Llegan Los recorridos con combinaciones y técnicas que logran hacerla lucir, tal y como lo hizo en el Coliseo de Combate en Cartagena, en individual y por equipos, para llevarse sus dos oros y ofrecerlos a Dios nuevamente, y a su familia que la acompaña fielmente desde la gradería.

Una familia en donde también sus hermanos practican esta disciplina deportiva, pues su hermana Juliana lo practica al igual que su hermano Luis David; enamorarse del deporte no fue complicado, pues su mamá era el reflejo de que aquellos sacrificios, caídas, disciplina y entrega, siempre traerían la recompensa.

Daniela no solo es una enamorada de las artes marciales, sino que la apasionan los aviones, volar y conocer mucho de lo técnico en las operaciones en los aeropuertos, por eso está a punto de graduarse de la Escuela de Aviación del Pacifico, de despachadora aérea.  Ya es una conocedora del manifiesto de combustible, trazar rutas, peso, balance y tratar de sacar el mejor performance (rendimiento) del avión para ser más eficiente.

Una mezcla para muchos extraña, pero para ella la ideal, pues la vida le ha permitido hacer lo que quiere y darle manejo a sus horarios para cumplir tanto en lo deportivo como en lo académico.

“Hoy le doy muchas gracias a mi mamá, un día me metió al karate porque era lo que podía pagarme para ocupar mi tiempo libre y manejar mis energías, y ahora recojo los frutos de esa decisión y del arduo trabajo hecho con la liga y todo con el apoyo de Indervalle” manifestó la campeona tras obtener una de sus preseas doradas y de celebrar con sus compañeros de batalla, el título de campeones en estos Juegos Nacionales Bolívar 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas