Cindy Vidal, una fisioterapeuta por convicción en el Valle Oro Puro

Cindy Vidal, una fisioterapeuta por convicción en el Valle Oro Puro

Muchas veces se dice que, desde pequeño el ser humano muestra lo que va a ser cuando sea grande, desarrollando habilidades que marcan un patrón de comportamiento, pero no siempre es así, este fue el caso de la bonaverense Cindy Johana Vidal Sinisterra, fisioterapeuta del  Centro de Medicina Deportiva de Indervalle y clasificadora funcional de la BISFED (Boccia International Sport Federation), una profesional que hace parte del proceso de selección de talentos Valle Oro Puro en distintas disciplinas deportivas, recorriendo los distintos municipios del departamento.

Desde pequeña Cindy se caracterizó por ser sobresaliente en su rendimiento académico logrando los primeros puestos en el salón, pero era una niña resistente a la hora de tener disciplina dentro del mismo.

En los tiempos libres o en los descansos le gustaba jugar fútbol con sus compañeros de clase, no importaba si era fuera o dentro del aula, algo que terminaba siempre en llamadas de atención para sus padres, los cuales, aunque en ocasiones le llamaban la atención, también entendía la etapa por la cual su hija pasaba.

Mucho tuvo que ver que Harold Enrique Vidal su papá, era docente de profesión, sabía de las travesuras de muchos alumnos, y Cindy no iba a ser la excepción. Además, si en algún caso la peladura por jugar resultaba mayor, ella terminaba con unos cuidados especiales por parte de su mamá, Fabiola Sinisterra, quien era enfermera y terminaba curando esas heridas.

Así fue como Cindy disfrutó toda su primaria hasta que llegó a la Institución Educativa donde su papá trabajaba, pero no solo lo hacía don Harold, allí laboraban varios educadores de la familia Vidal, quienes eran conocidos en Buenaventura por desempeñar esta labor.

A esa edad y siendo casi una adolescente con una personalidad arrolladora, muchos pensaron que Cindy sería una futbolista o quizá lo suyo iba a ser algún deporte extremo, pero no fue así; terminando la secundaría su amado abuelo Julio César Vidal, fue detectado con una enfermedad que le impedía el libre funcionamiento de su movilidad, y ella en el acompañamiento a las terapias y controles médicos, encuentra en la fisioterapia la carrera que deseaba estudiar.

A sus cortos 16 años sale de Buenaventura para iniciar sus clases en la Universidad Santiago de Cali, atrás quedaba esa época de juegos, balones, gritos y recocha, ahora la responsabilidad era mayor. Cindy logra su título profesional, pero en el camino tuvo grandes altibajos para culminar su carrera, en donde una de sus mayores pruebas fue haber perdido a su abuelo mientras adelantaba sus estudios: “Por mi abuelo soy fisioterapeuta, quería brindarle una mejor vida, y fue el quien marcó la mía” resalta Cindy aun llena de nostalgia.

Con una madurez adquirida en estos años y repuesta de esta gran pérdida, encuentra su primera oportunidad laboral en la ciudad de Armenia, allí se radica unos meses hasta que regresa a Cali a trabajar con la Secretaria de Salud en el programa “Cali Integra”, el cual promovía la actividad física para personas con discapacidad.

En el año 2017 esta joven profesional acepta la propuesta de Gabriel Burgos, coordinador de discapacidad de Indervalle, quien vio en ella el potencial para consolidar el fortalecimiento del sector paralímpico Valle Oro Puro, haciendo parte de un selecto grupo de calificadores nacionales, con el que cuenta el Valle del Cauca.

Después de cumplir feliz sus actividades diarias, esta apasionada por las boccias, regresa a casa a reunirse en familia, ese hogar donde vuelve a ser niña, pues lidera una gran orquesta. Cindy en la percusión en compañía de su padre, primos y tíos, se encargan de darle vida a los instrumentos con notas de buena salsa mientras su abuela canta boleros, esos que recrean los mejores recuerdos que evocan y hacen florecer felicidad.

Share